“Sólo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje. Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días, es mudo. Sólo la casualidad nos habla. Tratamos de leer en ella como leen las gitanas las figuras formadas por el poso del café en el fondo de la taza”. (Milan Kundera)

 

Si estás leyendo estas líneas es por una casualidad o un cúmulo de casualidades que te han llevado hasta mí en este cruce de caminos. Soy Davinia Pastor y desde pequeña he estado muy atenta a los acontecimientos inesperados. Confiando en sus señales he aprendido que los encuentros son tanto más importantes y afortunados cuantas más coincidencias los hayan hecho posibles. Sus notas han ido componiendo la pieza musical mi vida. He recurrido a las serendipias como las canciones a su estribillo. Te invito a que formes parte de mi nuevo disco y a que hagamos sonar juntos las notas de vida que aún están por ver la luz.